¿El laicismo cree entonces que las religiones son necesarias?

Se puede decir que sí. El laicismo es, ante todo, una conducta de tolerancia y respeto hacia los demás, y no busca jamás imponer conductas o creencias. Se le puede ver más bien como un árbitro que vigila el armonioso desarrollo de un juego, que como jugadores o luchadores que buscan avasallar a sus contrincantes.